viernes, 28 de diciembre de 2018

Alessandro Stradella: Sinfonía No 7


Alessandro Stradella, destacado compositor del barroco italiano de mediados del XVII, es uno de los miembros más tempranos de la ominosa élite de músicos que no alcanzaron a vivir cuarenta años. En su caso, sumó también a su temprana muerte una cuota de "sensacionalismo". Su carrera asoma hoy deslumbrante y vanguardista y él mismo es considerado una figura líder de su generación y uno de los autores más versátiles de la época. Precursor del concerto grosso y con más de trescientas obras a su haber, entre oratorios, cantatas, óperas y variada música instrumental, resulta sorprendente que tamaño logro lo haya conseguido llevando una vida non sancta, esquivando la persecución de maridos nobles engañados y escapando de la justicia mediante intempestivos viajes para terminar muerto a puñaladas en una plaza de Génova.


Nacido en Roma, probablemente, en 1644, en el seno de una familia noble, ya a los veinte años se había hecho un nombre como compositor de obras a pedido de la Reina Cristina de Suecia (para la época, ejerciendo funciones en Roma). Luego se sumaron otros notables romanos a quienes Stradella proveía de motetes, preludios e intermezzi. Jamás necesitó de la música para sobrevivir, ni de ningún otro oficio, no obstante, en 1669 intentó sin éxito estafar a la Iglesia Católica en complicidad con un colega violinista y el abad de un monasterio. Debió abandonar Roma apresuradamente. Pero al año siguiente estaba de vuelta, abocado por entero a la composición de música sacra.

Alessandro Stradella (1644-1682)
Una vida escurridiza
Diversos contratiempos con la Iglesia Romana lo llevaron a abandonar Roma, esta vez compulsivamente, en 1677. Decidió instalarse en Venecia, donde fue contratado como tutor musical de la amante de un adinerado noble de apellido Contarini. No se demoró mucho Stradella en seducir a la amante y escapar con ella. La poderosa familia Contarini le puso precio a su cabeza. Después de salvar con vida de un atentado, el compositor abandonó Venecia y se instaló en Génova.
Disfrutó allí de la presentación regular de sus obras en los teatros genoveses, y parecía haber sentado cabeza, en compañía de una noble doncella. Pero una seguidilla de escandalosas infidelidades desató la ira de la familia Lomellini, cuna de la doncella. El 25 de febrero de 1682 Stradella murió apuñalado en la Piazza Banchi, a manos de un esbirro de los Lomellini. No obstante su singular trayectoria, los restos del maestro descansan en una basílica católica de Génova.

Sinfonía No 7 en Sol mayor
Anotemos que las "sinfonías" de Stradella (y del resto de barrocos de su tiempo) poco tienen que ver con el concepto que hoy manejamos, es decir, el que designa una gran obra en tres o cuatro movimientos para gran orquesta. En el barroco, la palabra sinfonía designaba simplemente todo tipo de música que requiriera un número variable de instrumentos. Respondiendo a la secular ambigüedad de los términos musicales, también se podría haber llamado, sencillamente, sonata, o, mejor todavía, "sonata para orquesta".

La pieza, de poco más de cuatro minutos de duración, está escrita para dos violines, cello y órgano o clave (el bajo continuo), y es parte de la treintena de obras instrumentales compuestas por el autor.
La versión es de la agrupación italiana Ensemble Giardino di Delizie, formado por cuatro damas, dos de ellas italianas y dos polacas.



Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

3 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Dago:
    Excelente manera de comenzar un sábado, aún en la cama. La lluvia chilota azota los ventanales y se me antoja un milcao calientito compartido con las cuatro damas coloridas de la música.
    Inspirador ejemplo el del maestro Stradella: una cosa no quita la otra.
    Saludos y ¡gracias por la música!

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge: Un gusto tenerte por aquí de nuevo. Y me entero de que el blog se ve en Chiloé, mágico. Y sí, pues, Stradella... un tiro al aire diríamos hoy, con el mayor de los respetos. Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión siempre será bienvenida.