sábado, 25 de abril de 2020

Franz Liszt: "Bénédiction de Dieu dans la solitude" - para piano


Franz Liszt, el pianista estrella del siglo XIX, que durante diez años recorrió media Europa seduciendo princesas y condesas de toda índole, fue también un hombre profundamente religioso. Ya en su adolescencia había sentido la necesidad de una unión mística con Dios, coqueteando con la idea de abandonar la música para hacerse seminarista, viviendo la vida de un santo, y quizá morir como un mártir. Pero, muerto tempranamente el padre, el joven Liszt debió abandonar la idea pues a los 16 años la vida le había impuesto el deber de sostener a la familia. Muchos años después, el impulso místico lo volvió a capturar, y ya sabemos que los 20 últimos años de vida los pasó convertido en el respetable abate Liszt, después de haber tomado las órdenes menores en 1865.


Fruto admirable de esta inclinación piadosa es la colección de diez piezas para piano titulada Harmonies poétiques et réligieuses, título tomado de la obra poética del mismo nombre de Alphonse de Lamartine, a quien Liszt admiraba. Se habían conocido gracias a los oficios de Marie d'Agoult, compañera del maestro por esos años. En el verano de 1837, Marie y Franz hicieron una visita al poeta en la Borgoña francesa. Según se cuenta, a la hora de los postres, Liszt tocó una pieza dedicada a Lamartine. El poeta respondió leyendo con devoción el poema Bénédiction de Dieu dans la Solitude, parte de la colección poética ya señalada, y que Liszt había musicalizado en 1833, pero no publicado a la espera de sumar a ella una "media docena de piezas".

La "media docena de piezas" (diez, finalmente) y su publicación, le tomó a Liszt cerca de veinte años. La primera de ellas, Bénédiction..., ya se dijo, fue terminada en 1833, a un año de comenzada la relación del maestro con Marie d'Agoult. En una carta de mayo de ese año, Marie expresa así su arrobo y encantamiento con la pieza:
"...Nadie podrá nunca describir completamente lo que estoy experimentando... [Bénédictions...] ha despertado en mi alma la caridad universal, el amor por todo, que estaba en mí sofocado por mis aflicciones personales..."
La colección completa fue publicada en 1853, cuando Liszt, no obstante todo su misticismo, ya no estaba con Marie sino con la princesa Carolyne de Sayn-Wittgenstein, en Weimar, en plan de director de los conciertos de la corte, y componiendo, completamente abandonada ya su carrera de viajante virtuoso.

Las piezas de la colección completa son las siguientes:
– Invocation
– Ave Maria
– Bénédiction de Dieu dans la solitude
– Pensée de Morts
– Pater Noster
– Hymne de l'enfant à son réveil
– Funérailles
– Miserere d'après Palestrina
– Andante lagrimoso
– Cantique d'amour

Bénédiction de Dieu dans la solitude, en versión del pianista belga, Julien Libeer.

6 comentarios :

  1. Lindo. Pero salvo algunas pocas composiciones, no me produce el efecto mágico de embelezamiento de otros autores románticos. Chopin, ni hablar, pero hay otros. Le faltó como locompositor lo que -dicen- le sobraba como intérprete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Casiano: Bueno. Es cierto. Liszt no logró embelesar como lo hace Chopin hasta nuestros días. Pero eso no lo hace menos genio que el polaco. El posteo hace hincapié en el misticismo de un romántico, del que Chopin estuvo muy alejado. Saludos y gracias por tu comentario, Casiano.

      Eliminar
  2. Nada sabía sobre este lado religioso de Liszt, aunque, bueno, la verdad es que poco o nada sabía sobre Liszt. Simplemente había disfrutado sus amables piezas que mi madre solía escuchar cuando yo era pequeño. Escucharé esto con atención.
    Agradecido como siempre por el posteo de hoy.

    Ah...! Poco que ver con el tema, pero aprovecho para compartir mi felicidad de haber encontrado esta versión de La Traviata (solo comparable a la que año tras año me ha dado Yuja, a quien conocí gracias a Dago, como no).
    Dejo el link: https://youtu.be/OJm62JgE5uY
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jorge: Qué tal. Muchas gracias por tu comentario. Me acercare a tu versión de la Travi. Gracias por el dato. Y si ves a la Yujita por ahí, dale mis saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dago, he estado leyendo varios de tus post y me gustaría agradecerte el esfuerzo y el cariño con que haces estos pequeños tips de conocimientos. Te escribo el comentario aquí porque he de decir que Bénédiction de Dieu dans la solitude es mi obra favorita de Liszt. Un cordial saludo de un amante de la música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Johnny: Pues infinitamente agradecido por tus palabras. Los tips, los hago gustosos, porque a los músicos y sus vidas, los quiero enormemente. Un abrazo y saludos. Viva Liszt, y todos los demás.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión siempre será bienvenida.