martes, 19 de marzo de 2019

John C. Adams: "Lollapalooza", 1995


"Lollapalooza", lo sabemos, es el nombre de un festival musical nacido en los Estados Unidos en 1991. Originalmente ofrecía bandas de rock alternativo, también indie y punk rock. Por los años 2005 se internacionalizó ampliando la oferta de grupos y estilos musicales. Chile, un pequeño país de América del Sur, tuvo, digamos, el honor, de ser el primer país del mundo adonde llegó el festival, en 2010. Hoy, los chilenos sabemos que a fines de marzo, todos los años, tenemos festival en Santiago, y entonces los medios nos bombardean con la palabra, harto rara para nuestros oídos, sin saber de qué va todo eso.


Por fortuna, John Adams, compositor minimalista estadounidense, autor de la controvertida ópera Nixon en China, nos dio una mano hace unos años, al escribir una breve obertura que tituló con esa onomatopeya, pues algo como eso es, aunque lo explica mejor el propio Adams:
"El término 'lollapalooza' tiene una etimología incierta, y solo esa vaguedad puede explicar su popularidad como una palabra americana arquetípica. Sugiere algo grande, extravagante, sobredimensionado, no demasiado refinado. [Se ha sugerido] que puede haber significado originalmente un golpe de gracia en un combate de boxeo..."
John C. Adams (n. 1947)
Lollapalooza fue escrita en 1995, en principio como un regalo de cumpleaños para el director británico Simon Rattle cuando cumplió cuarenta años. Fue estrenada por la Orquesta Sinfónica de Birmingham en noviembre de ese año bajo la dirección de Rattle.
La pequeña obertura dura cerca de seis minutos pero encierra una gran cantidad de energía en ese breve lapso. Adams nos cuenta que lo que le atrajo de la palabra lollapalooza fue su ritmo interno: "da-da-da-DAAH-da...
...por lo tanto, en mi pieza, la palabra se enuncia en los trombones y tubas, Do-Do-Do-Mi♭ -Do (con énfasis en el Mi♭) como una especie de idea fija. El motivo "lollapalooza" es solo uno de una profusión de otros motivos, todos aparecen y evolucionan en una cadena de eventos que mueve a este danzarín gigante hasta que termina en un bramido final por cornos y trombones y un último golpetazo de timbales y bombo."
La pequeña obra es pariente próximo de la fanfarria Short Ride in a Fast Machine, de 1986, ya reseñada en este modesto blog. Y al igual que ella, impetuosa, Lollapalooza puede ser una pieza muy efectiva para iniciar una velada de concierto, con la disposición precisa.

La versión es de la Orquesta de la Radio y Televisión de España, conducida por el director uruguayo Carlos Kalmar.



Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, con un cómodo clic

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión siempre será bienvenida.