lunes, 8 de abril de 2019

Mendelssohn: "Canción de primavera"


Félix Mendelssohn-Bartholdy es uno más de los tantos compositores del siglo XIX cuya vida se tronchó antes de cumplir cuarenta años. Bienaventurado músico nacido en el seno de una  acaudalada familia judía, que pudo embarcarse antes de los veinte años en viajes de estudios que duraron tres años, murió en Leipzig a la edad de treinta y ocho años. En ese lapso, fue director musical en Düsseldorf, tuvo a su cargo el departamento de música de la Escuela de Artes de Berlín, fundó el Conservatorio de Leipzig, y escribió sinfonías y conciertos, oratorios y música de cámara, y piezas para piano solo. En este último campo, puede decirse que incluso inventó un género, las canciones sin palabras, especie de lied que no lleva lírica, continuado más tarde por otros autores, como Alkan, Rubinstein, o Grieg.


Entre 1829 y 1845, Mendelssohn escribió 36 breves piezas para piano, de menos de cinco minutos de duración en estructura ABA (como una canción), incluidas en seis volúmenes de seis piezas cada uno, sumando dos más publicados en forma póstuma. Formaron parte del creciente entusiasmo por el piano surgido en el seno de las clases medias de Europa en la primera mitad del romántico siglo XIX, y se incorporaron con facilidad a los repertorios de los pianistas de las más diversas habilidades, resultando por ello increíblemente populares, lo que condujo a algunos críticos de la época a restarles consideración.

Canciones sin palabras
Felix Mendelssohn (1809 - 1847)
El término empleado para señalarlas es, al parecer, invención del propio Mendelssohn. Su hermana Fanny escribió en 1828: "mi cumpleaños estuvo muy agradable... Felix me ha regalado una de sus 'canciones sin palabras' para mi álbum, y ha escrito otras más".
Las pequeñas obras acompañaron toda la vida del autor como si fueran las entradas de un diario musical. Las hay alegres, o soñadoras, y también las hay melancólicas, o dramáticas. Tal rango expresivo nace de la propia definición de Mendelssohn, que en sus palabras, señaló a un amigo:
"Si me preguntas lo que tenía en mente cuando la escribí, te diría: solo la canción tal como es. Y si tengo ciertas palabras en mente para una u otra de estas canciones, nunca querría decírselas a nadie, porque las mismas palabras nunca significan lo mismo para los demás. Solo la canción puede decir lo mismo, puede despertar los mismos sentimientos en una persona como en otra, sentimientos que no se expresan, sin embargo, con las mismas palabras." 
Canción sin palabras No 30, opus 62 No 6, en La mayor, "Canción de Primavera"
Algunas piezas llevan títulos, añadidos generalmente por los editores, aunque cinco de ellos pertenecen al autor. Es el caso de la Canción sin Palabras No 30, del quinto volumen, llamada "Canción de Primavera", que aquí presentamos en la versión del pianista griego Marios Panteliadis.
Es característico de la pieza una figura de cinco corcheas que brincan para luego descender, y que se repiten a la manera de un desarrollo sinfónico.


Amigo visitante:
Si te ha gustado el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, con un cómodo clic

4 comentarios :

  1. Increíble, Acabo de conocer esta pieza, la había escuchado alguna vez sin prestar atención. Maravillosa. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Obra apasible y apasionada a la vez. Sus notas iniciales una y otra vez han sido ¡y serán! presentadas en innumerables ocasiones, en escenas de relajamiento total.
    Paz, quietud y bella sencillez en esta célebre obra.
    ¡GRACIAS, MAESTRO MENDELSSOHN! (y a ustedes por presentarla)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Joaquín: Muchas gracias por tu emotivo y acertado comentario. Un saludo.

      Eliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión siempre será bienvenida.